05Oct
By: Community Encendido: 5 octubre, 2020 In: Noticias Comments: 0

Cuando tenemos aproximadamente las mismas horas de día que de noche, marca el comienzo oficial del otoño. Un estación en la que transitamos del Verano al Invierno, donde las tardes se empiezan acortar y apetece recogerse un poco antes, unido a que ya nos tapamos con una colcha fina por las noches, ayuda al descanso.

 

A algunos les entra la melancolía del final del Verano, pero nuestros residentes de Solimar Sollana nos demuestran cada día el disfrute de las pequeñas cosas y de que cada temporada tiene sus cosas buenas.

Junto con la vibrante inundación de las hojas de otoño introducidas por el equinoccio de septiembre,el cielo tiene su propia exhibición de colores otoñales. En las siguientes imágenes os mostramos un espectacular atardecer en la residencia Solimar Sollana, o como ellos describieron, su particular aurora boreal mediterránea.

Incluso en los días lluviosos, apreciar el olor a tierra mojada de los patios del centro, que además nos riega las plantas que los residentes cuidan con mucho mimo es todo un placer.

¡Y cómo no! también otro de los disfrutes de las tardes otoñales es la visita de unas cabras muy curiosas que se asoman a ver las actividades de los jardines.

Todo un ejemplo a seguir nuestros residentes y su observación de simples cosas que hacen la vida más agradable.