03Ago
By: Community Encendido: 3 agosto, 2020 In: Noticias Comments: 0

 

Mucha gente ha descuidado su forma física los meses de confinamiento. Y este gesto de sedentarismo puede afectar la salud tanto físicamente como psicológicamente especialmente a las personas mayores.

En las residencias para Mayores Solimar apostamos siempre por un envejecimiento activo adaptándonos a las condiciones físicas de cada residente.

Ahora en Verano, con las altas temperaturas y las mascarillas apetece menos moverse, pero con una buena hidratación y evitando las horas más calurosas un paseo por los jardines de la residencia son indispensables.

Además, no hay nada como un buen paseo para aliviar las penas, deshacerte de la tensión acumulada y recargar las pilas.

Todo indica que cuando caminamos se activan las “neuronas calmantes” del cerebro para inhibir el nivel de excitación de aquellas neuronas que se encuentran en la base de las preocupaciones, las rumiaciones y el estrés.