By: Community Encendido: septiembre 14, 2015 In: Noticias Comments: 0

 

luis-gordillo-004

 

Enérgico, eléctrico, irónico, cómico y libre. Luis Gordillo (Sevilla, 1934) habla igual que pinta, con todos los colores que hagan falta, con pinceladas que no saben ni de dónde vienen ni adónde van, pero que logran que los ojos del espectador hagan chiribitas.

 

Sus lienzos no tienen edad, él tampoco. “Siempre me he sentido joven, siempre intentando hacer algo especial y aún no he encontrado lo que estoy buscando”, cuenta recitando, sin querer, el famoso “I still haven’t found what I am looking for” del grupo U2. Habla serio, pero con un punto jocoso: “Los pintores normalmente duramos mucho, es una profesión en la que no nos jubilamos. Al que trabaja en una oficina, llega a una edad en que lo envían a casa a ver a su señora, que es una especie de drama. Ahora –añade– se vive mucho más, se llega a los 80 y a los 90 con una cierta energía”. Gordillo, que abrirá la temporada de su galería, Marlborough, en septiembre con una gran muestra, forma parte de un grupo de pintores y escultores oldies goldies como Martín Chirino (90 años), Juan Genovés (85), Rafael Canogar (80), Antonio López (79) o Eduardo Arroyo (78) que siguen muy activos. “No tengo la misma energía que a los 20, pero te organizas y la dosificas. Además, un pintor no está de cara al cuadro todo el día, y yo cada vez trabajo más en cosas no pictóricas o con el ordenador”. Gordillo confiesa que trabajaría todos los días… “pero me he impuesto no hacerlo los fines de semana. Me obligo a no trabajar, pero me aburro un huevo. Con lo bonito que sería ir a pasear por ahí, lo que pasa es que tengo el estudio tan cerca de casa…”. Felip Vivanco

Trackback URL: http://www.solimar.es/me-obligo-a-descansar-en-fin-de-semana-pero-me-aburro-un-huevo/trackback/