By: Community Encendido: julio 07, 2014 In: Noticias Comments: 0

 

Ahora sí, parece que ha llegado el calor para quedarse, y con este, como cada año en las Residencias Solimar, nos prevenimos para evitar los golpes de calor, ya que son un riesgo sanitario a tener en cuenta.

 

images (2)

Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor, pero tenemos que tener especial cuidado con los que tienen más riesgo de padecerlo. Y entre los grupos de riesgo se encuentran las personas mayores,  sobre todo si tienen alguna patología previa.

 

Básicamente un golpe de calor es el aumento de la temperatura del cuerpo por encima de los 40 grados, por una exposición prolongada al sol o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación. Entonces el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.
En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal.

1470291_10201220792585086_1436615373_n

Hay que estar atento con la aparición de síntomas que os presentamos a continuación:

– sed intensa y sequedad en la boca
– temperatura mayor a 39º C
– sudoración excesiva
– sensación de calor sofocante
– piel seca
– agotamiento, cansancio o debilidad
– mareos o desmayo
– vértigo
– calambres musculares
– agitación
– dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos
– dolores de cabeza (sensación de latido u opresión)
– estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones

 

Para evitar los golpes de calor la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ha elaborado una serie de recomendaciones:

Tomar muchos líquidos. La falta de sed es engañosa, por lo que se debe consumir agua, infusiones, zumos de frutas aunque no se tenga la sensación de sed; y evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

-Realizar comidas ligeras, evitando así las digestiones pesadas.

Evitar la exposición al sol cuando las temperaturas son elevadas, sobre todo en las horas de mayor intensidad (12-16 horas) y con una humedad relativa alta (mayor del 60 por ciento).

No realizar ejercicio ni deportes que aumenten el esfuerzo y la sudoración en momentos de calor.

-Mantener la casa fresca y ventilada.

-No permanecer en vehículos estacionados o cerrados.

Evitar la ropa ajustada y elegir tejidos ligeros, como el algodón y de colores claros, preferentemente. Es recomendable, además, el uso de sombreros o gorras que protejan la cabeza del sol.

 

En Solimar Geroresidenciales seguimos estos consejos y estamos pendientes de cualquier sintomatología actuando, en caso de ser necesario,  inmediatamente con nuestro servicio médico 24 horas.

En todo caso, si presencian algún caso de golpe de calor recomendamos  trasladar a la persona afectada a un lugar a la sombra, colocándola en posición tumbada  y las piernas levantadas, para favorecer la circulación de la sangre y humedecer  con un paño húmedo la frente, la nuca o  los pulsos. Y si los síntomas persisten acudir inmediatamente al médico.

 

Trackback URL: http://www.solimar.es/consejos-para-prevenir-un-golpe-de-calor/trackback/